Publicidad
Publicidad
Publicidad

Una teoría, como tantas

En otra ocasión definía el comportamiento del mercado como enfermo de trastorno bipolar. Se pasa de la depresión a la euforia, aunque últimamente son los departamentos de análisis de las grandes casas las que parecen estar bajo una depresión post parto. Las recomendaciones de venta por parte de los zurrados bancos privados que, o han sido absorbidos. o están e proceso de larga travesía en el desierto. nos recomiendan venta.

La banca privada está para el arrastre, cosa lógica después de haberse convertido en un chorro inagotable de comisiones, muchas de ellas opacas y de haber arrastrado a muchos partícipes al borde de la ruina siendo éstos perceptores de un dinero por gestionar que luego lo han hecho peor que muchos particulares. El gobierno ha favorecido la fiscalidad de los fondos de inversión de una forma indecente. Aquellos con poder para colocar se han dedicado a ello durante los últimos años y han dado luego la gestión a terceros. Si los hedge fund hubieran hecho bien su trabajo pase, pero es que además de cobrar toda una cadena de comisiones opacas se ha hecho fatal.

El análisis de los mercados tiene que ver con esta circunstancia. El mundo hedge está hecho trizas. En los últimos meses se intenta arreglar el desaguisado con operaciones más agresivas. Pero muchos partícipes ya se han ido para no volver, así que tenemos un mercado en que las manos fuertes, es decir, la banca privada y las tesorerías de los bancos no está para bromas. En que el inversor particular tiene unas dosis altas de liquidez y, por otra parte, lo que se ha llamado proceso de desapalancamiento, o sea, las desinversiones de empresas han ido también a buscar liquidez para financiar su circulante al haberse producido el credit crunch. Mercado volátil, operaciones en largo y corto, apalancamiento… pille seguro.

Lo que expongo es simplemente una teoría pero parece que lo que se podían considerar manos fuertes hace unos meses ahora ya no lo es tanto y probablemente en el corto y medio plazo sea más importante mirar lo que hacen los insiders que lo que hacen la banca privada, sector que está en profundo proceso de reestructuración. A ver quien es el valiente que confía su dinero a nadie por muy solvente que parezca la firma que va detrás. En España están muy cerca los casos de los bonos de Lehnman Broders, Madoff, el pille de las preferentes y la desolación de planes de pensiones, fondos de inversión y ahora de fondos inmobiliarios. A esto hay que añadir que la inmensa mayoría de las salidas a bolsa han sido un auténtico fiasco. Algunos casos:

– Vértice 380: casi un 80% de pérdida.
 -Iberdrola Renovables: más de un 40% de pérdida.
 -Fluidra: casi un 60% de pérdida
 -Vueling: casi un 80% de pérdida.
 -Solaria: casi un 80% de pérdida.

Dicen que si Dios existe o no existe en los autobuses pero lo que parece que no existe en la rentabilidad cuando un banquero huele el crujiente dinero en nuestros bolsillos y decidimos confiar en él.

Pues bien, todos esos expertos dicen ahora que para abajo y a mi me parece que se van a cubrir de gloria otra vez. La agresividad de los informes no tiene paralelo en la historia pero la bolsa no cae. Ya se podían haber puesto así en junio, pero no, se ponen ahora después de que los índices se hayan dado una castaña como dos del 87 seguidas. De momento tenemos a los mercados bastante quietos, con demasiada gente pensando en un fuerte varapalo como el de octubre.

La indefinición sigue siendo total pero esta semana probablemente después del vencimiento se puede producir el pistoletazo de salida y no conviene tener una predisposición demasiado bajista, porque tal y como se siente que están las cosas ya todo eso debería estar en precio.

ibsem

El gráfico muestra el Ibex semanal que sigue dentro de un canal bajista y el rango de los 8.600-8000 con el estado de ánimo de los analistas y traders en mínimos. La zona de resistencia es evidente, la zona de los 8800. De momento conviene seguir pensando en escenarios, pero en liquidez. Habrá oportunidades, seguro, pero no ahora. Apostar por caídas después de semejante varapalo es quererse complicar la vida y tomar posición con esta volatilidad son ganas de querernos salir por los stops.

Publicidad

Deja un comentario