Publicidad
Publicidad
Publicidad

Razones para no fiarse del rally

Los mercados siempre son un galimatías. Unos creen que para arriba otros para abajo, evidente, en caso contrario las acciones subirían en vertical o se pegarían la gran toña. Esto es evidente y a veces se olvida. Aproximadamente la mitad pensará una cosa y la otra mitad la otra. La cuestión es que tenemos una caída fortísima y un rebote y es lógico que después de haber visto los 14.000 de Ibex 35 muchos piensen que ya está bien. La caída de los mercados ha sido perfectamente comparable a otras de las gordas. Solo son más fuertes la del crack del 29 y la de la bolsa de japonesa. Intentaré analizar la situación pero… esto es bolsa y, por lo tanto, el margen de error es enorme.

Razones técnicas

En primer lugar hay que darse cuenta que la última caída fue directamente a un objetivo que podía haberse determinado bastante bien y ahí se dio la vuelta. La tendencia bajista es ha sido muy fuerte y eso no cambia de la noche a la mañana. El segundo tramo bajista ha sido más lento que el de octubre pero similar en extensión.

Tenemos una caída y un rebote rápido. Hay contadísimas ocasiones en las que un índice se ha dado la vuelta sin más. Normalmente hay una figura de vuelta que será un doble mínimo o una figura más complicada pero de momento no hay figura.

La subida ha sido rápida, tanto como la caída, lo que no es típico de un tramo en tendencia alcista. Sería más lógico esperar que el tramo en curso sea una corrección del movimiento bajista y no el principio de algo. También se puede ver que hasta el momento actual se ha retrocedido el 50% del movimiento bajista previo.

 Dow Jones

 

Si observamos las bandas de Bollinger vemos que los índices están en resistencia. En el caso del EuroStoxx 50 no pero en el Dow, Ibex y S&P sí.

Los indicadores se han ido a buscar zonas de sobrecompra similares a las del rebote que acabó en enero.

ib1

En conclusión: estamos en resistencia, sale por todas partes y eso no quiere decir que se vaya a caer ya mismo, pero avisa de que estos niveles pueden costar. Si vamos mirando los valores se confirma la idea.

san

Ahí tenemos al Santander, con un rebote impresionante pero que lo lleva a zona de resistencia. Que supere la parte alta de la banda de Bollinger sin que se hayan producido dos tanteos abajo no es fiable. La sobrecompra también es similar a la de otros rebotes dentro de la tendencia bajista.

tef

Y Telefónica está algo mejor que el resto, parece que comienza a haber algo más de confianza, pero sigue bajista y con una resistencia en 15,50 que no parece que vaya a saltársela a primeras de cambio.

Razones fundamentales

Olvídense, valorar ahora el mercado es imposible. Nadie sabe cuándo, ni cómo empezarán a mejorar las cosas. Las empresas van mal y el beneficio cae (no en el sector bancario, vale, pero las distorsiones ahí son tan bestiales, tampoco vale de nada echar números). El tipo de interés es ya un concepto etéreo y lo que queda es el PER y, como siempre, las valoraciones comparativas, cosa que no vale de mucho. Hasta que no tengamos un entorno estable y podamos fijar un tipo de interés razonable y un horizonte estable, mientras eso no ocurra hay muy poco que hacer. Ni descuento de cash flow ni nada.

Se puede hacer un análisis macro pero será otra locura. Hay analistas macro que dicen que viene el Amargeddon y hay otros más optimistas que dicen que ven una lucecita al final del túnel. De macro se ha hablado en este blog bastante y la conclusión en palabras llanas es que el futuro está complicado. En términos de PER parece que hay poco recorrido a la baja pero en la fórmula del ratio hay dos números, el beneficio y el precio. Si el beneficio sigue cayendo el PER subirá y la bolsa no estará tan barata como parecía.

Mi opinión personal es que cuando uno conoce un poco como funcionan las economías y de que va un poco el tema se da cuenta que muchas cosas están cogidas con alfileres y que en caso de colapso se monta una espiral que es muy difícil de frenar. O sea que lo que todos los economistas temen es lo que está pasando, básicamente: contracción de la demanda, problemas de insolvencia generalizada, boom de la deuda pública, caída de la confianza, desconfianza en la moneda y en las autoridades monetarias, falta de pericia en los síntomas y en las soluciones, y mejor no sigo.

Es como si todos hubieramos leído los mismos libros. Ahora me estudio el modelo keynesiano, que bonito. Luego el clásico o el neoclásico, ah vale, que si las curvas, las preferencias, que bien. Luego vienen los monetaristas y luego me repaso a los neokeynesianos y el modelo IS-ML que no hay quien lo entienda pero bueno. Y resulta que me he empollado al Galbraith, al Samuelson, Barro, Friedmann, Modigliani cada uno con su matiz y con sus aportaciones, sus más y sus menos. Pero se intuye donde está el peligro. El peligro es que de pronto la demanda se contraiga, que los gobiernos estén en un agujero negro de deudas y que la confianza se vaya al cuerno. Al final el proceso económico es sencillo, el componente más grande de la demanda es el consumo privado y si la gente se acojona y consume lo imprescindible porque tiene expectativas de que las cosas van a peor y si además los gobiernos están pillados y no pueden asumir un plan de reactivación porque ya están enfangados… mala cosa. Los bancos trabajan apalancados, un moroso es siempre un drama, si la morosidad se dispara el agujero se multiplica y si eso se produce en un ambiente de paro creciente se acelera el proceso. Morosidad, desconfianza, contracción del consumo, más paro. Luego están los fenómenos puramente monetarios, que también tienen lo suyo y de los que he comentado ya bastante. La crisis del 29 no es el ejemplo por antonomasia, es uno de ellos. En los 70 muchos las pasaron canutas, y antes del 29. Crisis por problemas monetarios las ha habido a montones, siempre es lo mismo, una moneda fiat y un gobierno con un agujero enorme. Es decir que el que haya leído un poco está mucho más acojonao que el ciudadano de a pié.

Pero por otro lado las economías llega un momento que no caen más y aguantan bastante bien siempre que las dejen y los políticos no metan más la pata. Vienen tiempos nuevos, posiblemente cambios tecnológicos, geoestratégicos y reorganización de los sectores produtivos. Habrá nuevos sectores de crecimiento, sin duda y cambios, sobre todo en el campo energético y en el automóvil. Pero para cuando llegue eso … no sabremos por donde habrán pasado antes los índices.

Publicidad

3 responses to “Razones para no fiarse del rally

  1. Interesante!. Gracias por el articulo. Es de agredecer que añadas links a los graficos para que podamos ampliarlos con el navegador, sin embargo he visto que sólo lo has echo para el primer y último graficos. Quiza sería mejor hacerlo para todos.

Deja un comentario