Publicidad
Publicidad
Publicidad

Obama no convence

¡Qué difícil es ser optimista!. A poco que se repase la prensa tenemos a la vista dos problemas, el primero viene de fuera, el segundo está aquí, en España. Las medidas que está adoptando la administración Obama parece que comienza a acumular críticas, algo que no resulta extraño. Hasta Stiglitz, se suma a esas voces críticas.  Tampoco lo que llega del foro Davos tampoco es, en absoluto, alentador. El tufillo a políticas proteccionistas y el abuso de viejas recetas que difícilmente funcionarán obligan a ser pesimista y eso es, precisamente, lo que llega del Foro Económico de Davos. Angela Merkel parece que esta vez ha puesto el dedo en la llaga. La situación española es todavía peor. El plan de estímulo no parece ser más que propaganda y el gobierno parece que se ha dado por vencido.

obama

La situación es preocupante para la economía real y también para el ahorro. Los medios de comunicación y muchas voces cualificadas son un clamor, las cosas están mal, pero van a ir a peor y más en España. Insistir sobre esta cuestión cuando hay tanto escrito no tiene mucho sentido insistir. Quizás lo que echo en falta en muchos comentarios es la aternativa, la propuesta. La solución a los problemas pasa, creo yo, por eliminar aquello que ha generado la situación actual. En el caso de España el gigantesco déficit comercial, los problemas estructurales y la elefantiasis de la administración pública, que son problemas muy difíciles de resolver pero a muchos nos gustaría una señal de que alguien con responsabilidad al menos sabe por donde tirar, no otra vuelta de tuerca al despilfarro y a la desidia.

Mientras tanto las bolsas han hecho un amago de ruptura al alza que se queda en eso, en una trampa alcista. El S&P 500 está a 25 puntos de los 800, el Dow Jones ha retrocedido todo el rebote y de nuevo las dudas planean sobre el sector bancario que, da la impresión, de que tiene poco margen ya. Citigroup y Bank of America vuelven a caer mientras que algunos piden ya una nacionalización clara, sin medias tintas. El hecho de que Obama no haya conseguido mejorar el ambiente o las expectativas, las dudas sobre el éxito de un nuevo plan de rescate, los problemas derivados de la enorme deuda y, por tanto, de posibles movimientos fuertes en los mercados de bonos, unido a la subida del oro obliga, otra vez, a ser muy prudentes a corto plazo.Una mala noticia, y hay muchas que pueden surgir en los próximos días, como un agravamiento de los problemas en California u otros que se han citado, pueden suponer un nuevo varapalo a las bolsas. Muchos estamos preocupados, no ya de tener un mínimo de rentabilidad, sino de preservar el capital. Las bolsas están débiles y traicioneras, con riesgo de que veamos esta semana los 7200 puntos de Dow Jones están ahí si se pierden los 7900. Si eso sucede el efecto arrastre puede ser muy importante, especialmente en el sector bancario nacional.

djia112

Las bolsas siguen estando peligrosísimas. La exposición de los grandes valores a Hispanoamérica, el horripilante cuadro que presenta la economía española y un entorno internacional que tampoco funciona pueden generar un aluvión de ventas. Hace unos meses teníamos un poco de esperanza, ahora no, ese es el problema. La situación es tan delicada que estar líquido por un tiempo, a costa de perderse un movimiento a alza, sigue siendo lo más inteligente. Y, para terminar, ojalá esté en un error enorme.

Publicidad

Deja un comentario