Publicidad
Publicidad
Publicidad

En liquidez y a la espera

Las predicciones de Paul Krugman parece que animaron el mercado norteamericano. Según el premio Nobel, este verano acabará lo malo. Pero lo cierto es que el volumen sigue siendo bajo, que los datos macroeconómicos siguen siendo malos, y que en las últimas sesiones hemos tenido datos buenos que no han impulsado a las bolsas. Por otro lado, los gráficos siguen dando avisos. El Dow Jones parece que se frena aunque a corto plazo podría tener algún movimiento al alza. La clave podría estar en la zona de los 9.000 puntos. El gráfico del S&P 500 está en una situación similar aunque el recorrido al alza parece algo más limitado. La zona de los 980 podría ser un punto de giro, si es que se alcanza ese nivel. En el mercado norteamericano solamente parece haber recorrido en valores tecnológicos. IBM continúa fuerte, Microsoft también y en una situación muy parecida están Adobe, Apple, Qualcomm entre otros valores relacionados con la informática. La biotecnología parece floja y la distribución también.

La subida parece cogida con alfileres y en caso de que quede un respingo se produciría en pleno verano, algo que no suele ser frecuente. El mercado lleva haciendo movimientos erráticos casi un mes y medio y parece que las medias tintas podrían estar cerca de finalizar. Por el lado optimista tenemos que los niveles de liquidez siguen siendo altos y que muchos gestores comienzan a estar cautos, pero es que no hay más que eso. Si el volumen no acompaña y lo que impulsa los índices es un sector unos días u otro en otros, no parece que la subida sea consistente. Mientras tanto unos economistas dicen que más o menos mejorando (Krugman) otros que nada de eso, nada nuevo.
Las economías siguen mal y las posibilidades de una recuperación de los beneficios coherente con una subida sostenida no están en un escenario razonable, cautela pues.

iberdrola

Iberdrola es uno de los valores que ha generado un aviso, pero sin confirmar. Después de estar mareando la perdiz rompió al alza una posible resistencia, inmediatamente se vino abajo, mala señal. A continuación perdió el soporte correspondiente a la recta de aceleración y ahora se abre la posibilidad de que se esté formando un movimiento lateral con soporte en 5,80. En caso de que la zona de los 5,80 se pierda, malo.

Los bancos siguen pesados, Telefónica también, Repsol ha corregido… bueno. No parece que sean señales favorables pero lo sigue siendo real y palpable es que se trata de indicios de debilidad y no de confirmación. Ayer el mercado norteamericano volvió a tantear máximos. Puede haber un pequeño pull-back o una figura antes de un movimiento al alza. El problema es que las alzas parecen tener escaso recorrido y, por tanto, el riesgo-recompensa no es atractivo en absoluto.

No conviene dejar de mirar los bonos que continúan con el desplome, ni al dólar que puede seguir débil. Tenemos un ambiente revuelto en el que ya comienza a hablarse de inflación sin complejos, especialmente aquellos considerados como más o menos moderados. Si la inflación viene y la reactivación es débil vamos a tener un panorama bastante preocupante.

Publicidad

Deja un comentario