Publicidad
Publicidad
Publicidad

¿Se acabó la fiesta?

Otra sesión de locos sin que haya dado tiempo a olvidar las de octubre y noviembre. El Ibex 35 ha perforado referencias pero lo peor no es el gráfico del índice sino el ambiente en que se produce. En octubre y noviembre pudo haber ventas por liquidación forzada, o al menos eso se decía. Ahora todo el mundo sabe que las cosas están mal, nadie puede hacerse de nuevas por la crisis y de buenas manos entrando, poco hay.

El Dow Jones perdió la zona de los 8350. ¿Se lanza ya a un nuevo tramo bajista?, esa es la cuestión. Desde un punto de vista de tendencia principal al mercado bajista le puede quedar todavía mucho. Ha sido una caída rápida, la más rápida desde los años 30 y esto obliga a recapacitar, a echar de nuevo la vista hacia los ciclos de Kondratieff, los de Benner, etc. La previsión que daba el ciclo de Benner de un máximo en 2010 parece poco probable que se cumpla, aunque lo es más que veamos un mínimo en 2011. El ciclo de Kondratieff es también interesante pero al ser de 52 años hay muy pocos ciclos con los que comparar.

Si observamos los mercados han experimentado dos subidas sostenidas de unos 24 años, la corrección posterior ha sido de aproximadamente 12, lo que hace un total de 36 años de ciclo. El periodo correctivo de 1966-1978 es similar en tiempo al 1929-1942. Las dos fases alcistas arrancan de 1942 a 1966 (24 años) y la de 1978-2003 (25). Se pueden hacer muchas cábalas con los ciclos pero vayamos a aquello que puede tener utilidad práctica. Es muy probable que la fiesta bursátil de los 80 y 90 se haya terminado. La economía está hecha unos zorros. La deuda pública revienta, Alemania ya tiene problemas para colocar la deuda (lo de España será de traca) y hay un serio riesgo de que los tipos suban (lee usted bien) y/o que se dispare la inflación (también lee bien). Los gobiernos y los bancos centrales enredan a base de endeudarnos cuando son ellos y solamente ellos los que nos han llevado a la situación actual (mejor no hacerse líos porque esto es así). La Reserva Federal ha fracasado en su razón de existir, así de claro, no ha podido evitar una contracción brusca de la masa monetaria y para eso precisamente se creó. Como de esto se escribe mucho y se lee bastante no hay que insistir demasiado, lo cierto es que las cosas están mal, y que se dice que se comenzará a ver la luz al final del túnel en 2010. Pues bien uno eso se lo puede creer o no, pero lo cierto es que para endereza la situación actual hace falta mucha mano izquierda. ¿Al final que tenemos? Se mira mucho a la crisis del 29, pero la de los 70 está más cerca, paro reestructuraciones, conflictividad e inflación. Y sobre todo reestructuración del tejido productivo y/o variaciones en las estructuras políticas, cosas siempre traumáticas. No es la misma situación, ni una ni otra, pero tenemos una idea de la extensión en tiempo que puede tomarse, de las bestialidades que pueden hacer los políticos, del descontento social que puede generarse (y que ya se puede palpar en la calle) y del deterioro que pueden darse en los mercados, que puede ser terrible.

A mi las cuentas me salen que en 2011 podríamos ver una recuperación de las bolsas, siempre adelantándose a una recuperación económica. Habrían sido 11 o 12 años de corrección (1999-2011) y coincide con el mínimo de los ciclos de Benner. Hay algo que no me encaja mucho y es que los mínimos del ciclo de Benner no suelen perforarse y esa es la razón de que tengo dudas de que los mínimos de 2003 vayan a perderse. Ah! y que no se me han ido los números y soy optimista ,que la crisis podría durar hasta 2023 si se cumple el ciclo de 16 años de periodo de ajuste.

Sea como fuere queda crisis bursátil y crisis económica para rato, apenas hemos empezado, y eso implica nada de posiciones compradas a largo plazo, en las bolsas y muchísimo tiento, que si se inicia un nuevo movimiento a la baja podrían ser 2000 puntos menos para el Dow Jones Industrial y ahí, quizás estabilizarse. Ah!, una cosa: ojalá me equivoque con todo lo que he puesto.

Publicidad

Deja un comentario